domingo, 8 de abril de 2012

Dos y pingada... y una tajada

El “dos y pingada” es el almuerzo que los zamoranos de la capital degustan el Domingo de Resurreción al finalizar la procesión de la cofradía de la Santísima Resurrección. Son muchos los bares que también ofrece. 
Este almuerzo consiste en dos huevos fritos, la pingada. Con 2-3 magras de cerdo (jamón serrano a media cura o aún fresco) la tajada. Acompañados de una buena rebanada de hogaza de pan, pasada también por la plancha o frito en el aceite de los huevos y la tajada.
Cada vez es más popular que los Zamoranos se congreguen en el Bosque de Valorio, y así dar fin a la Semana de Pasión.


21 comentarios:

  1. Que buen desayuno para después de la procesión y poder reponer fuerzas. Este año para zafarse del frío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. que rico y que recuerdos esto lo tomaba mi abuelo de desayuno y la pringá del pan la hacía frita en aceite toda una bomba de calorias pero buenísimo!!! saluditos!!!

    ResponderEliminar
  3. pues me lo comía ahora mismo sin rechistar¡¡¡¡¡besotes

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno para reponer fuerzas, muy provocativo, saludos

    ResponderEliminar
  5. Al ver tu receta me he acordado de un año que estuve en Zamora, pasamos allí toda la semana santa, me encantó el ambiente, las procesiones, y la comida.
    besos,

    ResponderEliminar
  6. Cómo os cuidáis !!!! me apunto que esos desayunos me encantan !!!!!
    besos.

    ResponderEliminar
  7. Te puedes creer que nunca lo he comido? los domingos siempre estaba durmiendo (o por lo menos intentándolo, que se lían a escopetazo limpio media mañana y cada 3 minutos pegas un salto en la cama).
    Siempre digo, "de este no pasa" pero claro, entre todo lo zampado durante la semana, y que hay que dormir..., nada!

    ResponderEliminar
  8. Hola, Jorge...

    Al 'Dos y pingada' y a la Semana Santa le ocurre como a la tortilla de patata: No hay dos zamoran@s que te lo cuenten igual.
    Llevo cincuenta Semanas Santas a la espalda y voy a compartir contigo el concepto que 'mamé' de mi madre, que aprendió de la suya.
    'Dos': Dos huevos fritos (CON PUNTILLA) en BUEN aceite de oliva.
    'Pingada': El jamón, como bien dices.
    Y después se le añadió '...y una tajada' refiriéndose a un trozo de CHORIZO FRITO.
    Todo ello acompañado de un buen pan de La Tierra (nada de barras de 'super' o similares) frito en el aceite empleado para los huevos/jamón.
    Como opción, se remata con un trago corto de aguardiente.
    Este es mi aporte. Espero no molestar a nadie.
    Un abrazo.

    Manuel

    ResponderEliminar
  9. Para nada molestas a nadie como dices hay muchas versiones, este año tuve la oportunidad de disfrutando en una restaurante de Zamora y me comentaron que era dos y pingada "especial" y como comentas iba acompañado de chorizo, y con la gente que iba los camareros le explicaron el "auténtico" dos y pingada que es la versión de mi receta... pero como en toda receta hay multitud de variantes, Gracias por tu aportación Manuel!

    ResponderEliminar
  10. Lo del chorizo me parece bien pero excede a la ortodoxia... creo que con dos buenos huevos bien fritos, dos buenas magras en plancha, vuelta y vuelta, y un buen trozo de hogaza de pan de cualquiera de nuestros pueblos es suficiente. Se puede redondear, al final, con una aceitada y un chupito de orujo. Y si todo eso se toma con los amigos de la proce, a los que no ves el resto del año, y se perfuma la mesa con unos claveles que hayan acompañado al "Zorro"... tendremos la mejor mañana de Resurección.

    ResponderEliminar

Muchas Gracias por su visita y por su comentario.
Si tienes alguna duda, escribela se la resolveré en breve.
Toda aportación es hacer grande las recetas, deja la tuya.
Recuerda que estamos en Facebook, Twitter, Pinterest y Google +
Síguenos, con vuestra colaboración podremos crecer.